lunes, 26 de noviembre de 2007

Diseño industrial a la foucaultiana


Todavía no salgo de mi asombro con el hecho de haberme sorprendido tanto de que esto exista.


3 comentarios:

Esteban dijo...

Lo más impresionante es el precio. 12 mangos y te aseguras de inocularles a tus víctimas la sensación de ser vigilados constantemente. La ecuación costo/beneficio no podría mejorarse.

Este invento se le debe haber ocurrido a un argentino. Semejante combinación de autoritarismo, imaginación y berretada, es muy nuestra.

Atenea dijo...

Y el detalle: salió a remate internetoso por un mango y hay tres tipos peleándose por esto.
No sé si habrá sido invento argentino (se me ocurren varios lados en donde se podría haber imaginado), pero que acá iba a tener quien se la compre, eso seguro.

Anónimo dijo...

Faliz navidad y un próspero 1984!